miércoles, 11 de julio de 2012

Jornadas de Ciencia Ficción: Día II

Segundo día en las jornadas, la propuesta fue muy variada y entretenida, y se registró, al menos a simple vista, un considerable aumento de la audiencia. Esta vez pude presenciar más ponencias y un par de plenarios con personalidades muy interesantes que trajeron a debate temáticas muy particulares.

En primer lugar, presencié un plenario llamado "Ciencia ficción, utopía y cine", a cargo de Héctor Kohen y Horacio Eduardo Ruíz. A partir del concepto de heterotopía de Foucault (que propone la fusión de espacios diversos), abrieron una línea de análisis - o de debate, mejor dicho, dado que dejaron varias preguntas y planteos para seguir pensando - del cine y la literatura de ciencia ficción y utopía. Horacio, en particular, señaló que este concepto refleja hoy en día, en estas ramas del arte, las contradicciones propias del posmodernismo, y reflexionó sobre la forma en que la ciencia ficción se ha vuelto más blanda y porosa, con límites difusos y permeables - y se preguntaba ¿dónde está ahora la utopía, la distopía, la ucronía?, y a mí se me ocurría ésta respuesta: asomando en la literatura juvenil -. Proponía, además, intercambiar el término "ciencia ficción" por "tecnología ficción", dado que hoy en día estos relatos proponen únicamente objetos y artefactos tecnológicos como el elemento que define el género. Por último, explicó la idea de una presencia de información transversal en la ciencia ficción, tales como modas que generan un sinfín de ideologías - idea que me hizo pensar en la moda que se propone como uno de los elementos definitorios del Capitolio en Los Juegos del Hambre -.

Márgara Averbach.
Luego estuve en un plenario a cargo de Márgara Averbach llamado "Ciencia ficción blanda, fantasía e historia: Úrsula K. LeGuin y Lois McMasters Bujold". Presentó un análisis muy detallado y muy entretenido de dos novelas de ciencia ficción de éstas autoras: El nombre del mundo es bosque y Danza de espejos, respectivamente. La línea de lectura que propuso, revisar la forma en que ambas novelas relatan hechos históricos reales en universos alternos, abrió de forma tácita una nueva - no tan nueva, en realidad, pero sí olvidada - forma de mirar la ciencia ficción: es una visión y un relato del mundo actual en el que vivimos, no un simple sueño o pesadilla. 

Sin embargo, lo que más me gustó de su exposición fue que abrió el debate introduciendo sus ideas sobre la ciencia ficción y, más en particular, del fantasy. Y lo hizo a partir de una cita de nada menos que Liliana Bodoc. No anoté la cita textual pero la idea central era ésta: la lectura de algo que no tiene un referente real - como ocurre en la fantasía y en la ciencia ficción - es muy difícil y lleva un trabajo que no todos los lectores pueden hacer, y eso merece un reconocimiento. Me dio mucho que pensar y, sobre todo, me reconcilió nuevamente con estos géneros que disfruto tanto y que, sin embargo, siempre me confunden por su poca aceptación. Además, el simple hecho de que alguien que ha estudiado tanto y es tan reconocida como Márgara dejara bien en claro que son géneros que no sólo disfruta leer sino también escribir, legitimó mi propio gusto por este tipo de literatura - a veces este tipo de revelaciones me ayudan y mucho -

Uno de los libros de los nuevos escritores.
Por último, presencié un plenario denominado "Las nuevas formas del fantástico y la ciencia ficción: escritores noveles argentinos", del cual participaron escritores del género recién publicados, moderados por el escritor Sergio Gaut vel Hartman. Los escritores compartieron sobre sus obras, sus primeros acercamientos al género ciencia ficción y lo que para ellos significa escribir este género. Las posturas fueron variadas, pero la mayoría coincidió en la libertad que les da escribir este tipo de literatura. 
Una cosa llevó a la otra y, en el momento de las preguntas se abrió un largo debate sobre el género, el cine de ciencia ficción y, sobre todo, sus opiniones sobre ciertos temas particulares de la ciencia ficción (¿ciencia ficción dura o blanda?, ¿cuál es su lugar en la literatura argentina?, ¿hay buen cine de ciencia ficción?, etc.). Probablemente una de las cosas que más rescato de este plenario es que todos los escritores manifestaron que su iniciativa al escribir era meramente el disfrute, y que muchos, como nosotros, empezaron con un blog y ganas de mostrar lo que podían hacer.


Fue un día muy movido - y largo -, pero sumamente entretenido. Creo que hoy me voy incluso más contenta que ayer, y, sobre todo, con muchas más herramientas e ideas a investigar - y personas para entrevistar, una vez que consiga los contactos -

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...