8 dic. 2018

Otro año de docencia

Se acabó el ciclo lectivo 2018 y es tiempo de revisar cómo fue la búsqueda por ofrecerles a los alumnos modos nuevos de pensar y acercarse a la lectura y a la escritura. La tarea no fue sencilla, pero ciertas propuestas e invitaciones construyeron otra lógica, una un poquito más cercana al disfrute (a veces), que le dio lugar a los alumnos y a sus voces.

Una bella experiencia de este año fue el enorme trabajo con poesía que surgió a partir de los libros Tus ojos, de Eduardo Abel Gimenez, y Anti-recetario. Reflexiones y talleres para el aula de Literatura, coordinado por María Florencia Ortíz. Pueden leer un post bien detallado de la propuesta y el paso a paso (y ver algunas de las producciones) por acá.

También hubo juegos e ideas para repensar ciertas lecturas. Por ejemplo, con los alumnos de tercer año leímos El señor de las moscas, de William Golding, y luego de conversar y trabajar sobre los tópicos presentes en la historia (la oposición entre salvajismo y civilización, la tensión entre infancia y adultez y la figura del propio señor de las moscas, por ejemplo), surgió la idea de plasmar el análisis de cada grupo de alumnos de una forma original.

Así aparecieron las actuaciones: grupos de alumnos que interpretaron en clave actual el surgimiento de conductas salvajes en medio de un contexto civilizado (algunos incluyeron escenas con sangre falsa, todo un despliegue). También hubo maquetas, como la de la foto de abajo, por ejemplo, en la que se buscó representar el modo en que el personaje de Simon funciona como vínculo entre "el señor de las moscas" y la bestia imaginaria que persigue a los chicos:



Otros grupos se volcaron hacia las ilustraciones y uno de ellos hasta armó un libro desplegable con los iconos de la novela:


Otro experimento interesante con los terceros años fue el de leer El mar y la serpiente, de Paula Bombara, y establecer relaciones con los cuentos del libro Quién soy. Relatos sobre identidad, publicado por Calibroscopio. Allí le prestamos mucha atención a la voz de los narradores y, luego de dialogar mucho sobre lo que significa el color particular de cada narrador, los alumnos se lanzaron a escribir. ¿La propuesta? Elegir un personaje histórico famoso y narrar un episodio de sus vidas pero desde su perspectiva, inventando y trabajando el color de su voz.

Por otro lado, con los segundos años, además de trabajar mucho con poesía, leímos, entre otras cosas, La oscuridad de los colores, de Martín Blasco (que es una maravilla, para leer y para leer con alumnos).

Primero trabajamos en la escritura de pequeños textos que pudiesen recuperar la experiencia de la lectura: una noticia que presentara los datos que encuentra al inicio el protagonista, una crónica del suceso, una re-versión del diario de Andrew, entre otras consignas. Luego, apostamos a la creatividad visual y, por grupos, armaron un booktrailer de la novela. Surgieron videos originales y entusiastas, y los alumnos se divirtieron cuando llegó el momento de compartir entre todos las producciones. Acá pueden ver uno de ellos:



Para más datos sobre los booktrailers, qué son y cómo pueden acercarse al trabajo en el aula, pueden revisar este artículo publicado en Revista Babar.

Por último, con ellos también leímos Los nombres prestados, de Verónica Sukaczer, y nos concentramos en el trabajo de dos tópicos: la identidad y la narración. Así, los alumnos prepararon un análisis escrito del tema que les había tocado y, luego, un modo de presentarlo. Hubo actuaciones, confección de pasaportes y documentos de identidad, una presentación de las ocho cartas enviadas a Pedro y una exposición de pósters. Todo esto trajo más tarde nuevas alegrías cuando nos visitó Verónica, conversó con los alumnos sobre la novela y su trabajo con la escritura, y los chicos pudieron exponer todo lo que habían armado y mostrárselo.

Todo el trabajo de análisis y escritura del año culminó con el armado de una revista literaria. Allí presentamos algunos de los trabajos más representativos de cada consigna y de cada curso. Pueden encontrar ensayos sobre ciencia ficción, reseñas de cuentos, más poesía y cuentos breves, y descubrir cómo los alumnos fueron desplegando su voz por acá:



Fue un año muy rico, de búsqueda e intentos, que me ayudó a seguir prestándoles atención a los alumnos y a darme cuenta de que todas las propuestas que puedo hacer terminan de tomar forma cuando ellos se hacen parte del proyecto. Sus ideas, entusiasmo y propias búsquedas complementan y completan todo lo pensado durante el año.

La certeza de que los libros son un lugar de encuentro se renueva, y el anhelo por compartir el gusto y el placer de la lectura sigue siendo el corazón de cada intento. Poder ver cómo todo esto de a poco echa raíces en los chicos y brota como escritura, ideas y propuestas nuevas es, sencillamente, una alegría.

A seguir trabajando, leyendo y buscando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...