viernes, 10 de agosto de 2012

The Perks of Being a Wallflower

The Perks of Being a Wallflower, Stephen Chbosky, 1999. MTV Books.

La traducción del título de esta novela en español sería algo como "Las ventajas de ser un marginado", pero aún no hay una edición en este idioma, con lo cual sólo podemos especular sobre su título.

El libro sigue a Charlie, un adolescente de quince años que escribe letras a un amigo anónimo relatándole su tránsito hacia la escuela secundaria luego de un suceso trágico. Allí plasma las anécdotas e historias de su vida familiar, las amistades que encuentra y las dificultades que descubre en su modo de vincularse, los traumas que revive y la vasta complejidad de la vida adolescente.

Había escuchado varias críticas positivas sobre éste libro - que lo calificaban como uno de esos libros que cambian la vida o que marcan un antes y un después - , y, una vez que supe que pronto saldría la versión cinematográfica, me decidí a leerlo.  No estoy muy segura de compartir éstas opiniones por completo.

En primer lugar, la estructura epistolar marca un vínculo bastante particular con el lector, dado que lo involucra de forma estrecha con Charlie, quien solamente encabeza sus cartas con un "Dear friend" (querido amigo), una alusión a la que el lector puede responder. Las cartas son sencillas, de oraciones cortas y registran reflexiones o sucesos puntuales, lo cual hace que la lectura sea muy llevadera y ágil, y que la historia en sí se vuelva mucho más atractiva.

Charlie es un muchacho muy inocente - quizás demasiado: llaman la atención ciertas preguntas y dudas que tiene sobre temas que, quizás, deberían resultarle medianamente conocidos -, y la mayoría de sus reflexiones giran en torno a temas bastante delicados. El suicidio, el uso de drogas y el abuso del alcohol, el sexo, la complejidad de los vínculos familiares, el amor y la amistad son ejes que atraviesan cada una de las cartas y que mueven las interacciones de los personajes. La sensación que se va instalando a medida que avanza la lectura es la de una juventud rota, incapaz de encontrarse, desesperada por hacerse un lugar en el mundo. Estremece la fatalidad de los eventos que marcan a los personajes, que están entrelazados de forma sutil en la historia y en la forma en que están escritas las cartas, y la degradación en ciertas instancias es tal que a mí me resultó difícil de aceptar. Quizás sea, sencillamente, que las situaciones que presenta Chbosky son tan crudas que a mí me duele leerlas.

De todas formas comprendo dónde está el atractivo en esta novela. En medio de los sucesos y los diálogos que transcribe Charlie se encuentran ciertas reflexiones o frases sobre lo que significa ser adolescente y estar transitando la etapa de la secundaria que realmente aciertan a capturar la incertidumbre y soledad de esos años. Detrás de los traumas, los eventos espeluznantes y trágicos que rodean a los personajes, se va tejiendo una red de palabras de aliento, reflexiones sobre cómo conocerse, ser uno mismo y, sobre todo, sobre cómo vivir buscando la felicidad en medio de la tristeza y la propia historia familiar.

A esto se le suma un entramado de libros, música y películas que rodean a los personajes y establecen una base ideológica. Libros como El guardián entre el centeno, Matar a un ruiseñor e incluso Walden, de Thoreau, son leídos y nombrados por los personajes, junto con música de Los Beatles, The Smiths, y películas como The Rocky Horror Picture Show. Referencias culturales que enmarcan de forma acertada esta búsqueda por la propia identidad y esta sensación de ajenidad que aísla a los protagonistas.

Con un final realmente estremecedor, The Perks of Being a Wallflower retrata una adolescencia con la cual no puedo identificarme por completo - o que quizás me cuesta leer sin sufrir, porque realmente asusta - pero que habla de las luchas internas y sociales que todo adolescente debe transitar. Con preguntas sobre qué es lo normal y qué es ser raro, cómo lidiar con una historia familiar turbia, cómo comenzar el secundario y hacer amigos, qué es ser un amigo y cómo se hace para vivir la vida y no ser simplemente un espectador, esta primera novela de Stephen Chbosky habla a toda una generación y se hace un lugar dentro de la literatura juvenil más leída de los últimos tiempos.

3 comentarios:

  1. Hola! escuche bastante sobre este libro, y realmente todavía no termina de convencerme. Gracias por tu opinión.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por leerla!
    Sí, la verdad es que es una historia cruda, dolorosa, ideal para NO leer en una época depresiva, ja. Pero los comentarios que hace sobre la adolescencia y las preguntas por la vida que se hace cualquier joven son muy interesante y acertadas. Punto en contra y a favor.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Me gustó el artículo. Acabo de terminar el libro. Me fascinó. Si bien es una trágica historia es algo hermoso al mismo tiempo, como relata Charlie la soledad y su problema de "Pensar mucho las cosas". Hay frases que verdaderamente te hacen pensar ¡Al igual que el en ciertos momentos! El final, tuve que releer una parte unas 3 veces, me resultó un poco confuso, debe ser porque mi menté elaboró una conclusión tan trágica sobre el final del personaje principal que pienso que es errónea.Algo que esta bueno es que es un libro muy interesante en el que cada uno puede sacar sus conclusiones acerca de los pensamientos de Charlie, de los demas personajes o incluso de los mismos sucesos que el vive. Para mi, es recomendable.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...