domingo, 27 de mayo de 2012

LJ: Literatura Juvenil

Tópico controversial si los hay.
En mi opinión, después de la gran pregunta sobre qué es y si realmente existe la literatura infantil, la cuestión de la literatura juvenil es el siguiente interrogante acuciante del círculo literario de estos tiempos.
¿Qué es? ¿Cómo clasificamos los libros para que caigan en esta categoría, si en realidad las historias típicamente juveniles abarcan temáticas de todos los demás géneros considerados adultos: suspenso, misterio, romance, thriller, etc.?

Desde el fenómeno Harry Potter, el campo de la literatura juvenil estalló y, en un intento por controlarlo, el mundo literario juzgó como "juveniles" todas las historias en sagas y trilogías con un fuerte componente de aventuras y romance. Su poca definición, sumado a los estereotipos que se repiten y algunos oportunistas que vieron en la premisa el lugar propicio para sacarse una historia mala de encima y hacer plata con ella, ha llevado a que la así llamada "literatura juvenil" sea vista con recelo. Por no decir desprecio.

Fantástico cartel en una librería de Olympia, WA
Sin embargo, en mi experiencia como lectora, con estos tipos de libros, tan rápidamente clasificados así, he encontrado algo que no siempre descubro en otros libros que leo: desesperación. Sufro por estos libros, muero por terminar de leerlos, no puedo dejarlos hasta haberlos terminado. El deseo por saber qué ocurre, cómo sigue la historia, qué pasa con los personajes y la situación es más fuerte que cualquier otra cosa y me lleva a posponer la vida misma con tal de terminarlos. Y considero que eso no es poca cosa. Estos libros son un viaje en montaña rusa, que te suben el corazón a la boca, te entretienen y te atrapan por completo.

Pero, ¿están bien escritos? Ugh, qué pregunta. ¿Qué es estar bien escrito? ¿No tener errores de ortografía, coherencia y cohesión? Sí, entonces sí están bien escritos. ¿Es ser una ficción, una novela de tesis o un mandala, à la Rayuela? Entonces, no.
Capo

En serio, ¿qué es estar bien escrito? ¿Es, acaso, ser un libro que sólo unos pocos puedan leer, qué sólo se lea en las facultades y círculos intelectuales? Por haber abarcado públicos tan diversos y amplios, y por haber sido, en su mayoría, éxitos comerciales, estos libros juveniles son juzgados como literatura pobre o mala.

Bueno, en su época a Shakespeare le pasaba lo mismo, sus obras eran consideradas mediocres por ser consumidas por grandes masas de gente diversa. Ojo, no estoy diciendo que todos estén bien escritos. Los libros malos existen, en la literatura juvenil, pero también en la "adulta" y en general.

Quizás no estoy diciendo nada nuevo. Probablemente. Pero lo que sí quiero decir es que es un espectro de libros que está siendo clasificado y juzgado de mil maneras, algunas acertadas, otras, muy lejos de ser ciertas, y que creo que merece el beneficio de la duda.
No sé si son buenos libros, de hecho no sé qué libros son buenos. Sólo conozco los libros que me gustan. De eso sí que puedo hablar, y mucho.




1 comentario:

  1. Supongo que será como la música. Y algunas otras cosas que mezclan el bienestar del alma, los sentidos y el dinero.
    Qué priorizar? Creo que lo sabemos. Pero los benditos y famosos "mercados" nos llevan y nos traen hacia la compra y el consumo de obras que pueden llevarse bien y otras que creemos que son honestas y no son más que puertas de entrada hacia una nada momentánea.
    Sigamos juzgando porque lo imprescindible es disfrutar.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...