jueves, 28 de noviembre de 2013

Tres cuentos inéditos de Salinger se filtran online

¿Qué? ¿Cuentos de Salinger? ¡¿De verdad?!
Sí, la noticia sorprendió esta tarde. Tres historias ("Paula", "The Ocean Full of Bowling Balls" y "Birthday Boy") que forman parte de una colección aún más grande de trabajos de Salinger que nunca fueron publicados aparecieron hoy dando vueltas por internet. Parece que las tres historias fueron escaneadas de un libro no autorizado que se llama Three stories (que tiene código ISBN y todo, pero que no lleva a ninguna parte) y que fue adquirido mediante una compra por Ebay.

Los que saben dicen lo siguiente sobre el asunto:

"The Ocean Full of Bowling Balls" es una historia que se buscaba mucho porque se vincula directamente con los personajes que aparecen en la novela más famosa de Salinger, The Catcher in the Rye. Hasta ahora, sólo había sido posible leer este cuento bajo la supervisión de la biblioteca de la universidad de Princeton. Las otras dos historias se pueden encontrar en la universidad de Texas y fueron confirmadas como genuinas. Kenneth Slawenski, un experto en Salinger, confirmó la autenticidad de las historias: "Si bien tengo un problema con el hecho de que hayan subido las historias de Salinger, parecen ser manuscritos verdaderos de los originales y coinciden con mis copias". (Fuente: The Verge)

Esto es un regalo inmenso (aunque una tremenda transgresión) porque Salinger era un autor muy reclusivo. Si bien su familia comenzará a publicar algunos de sus escritos a partir del 2015, Salinger había pedido al momento de su muerte que nada se publicara hasta que no hubieran pasado 50 años de su muerte (o sea, a partir del 2051!).

Los cuentos, para aquellos que sean fans hasta la médula de Salinger como yo, se pueden leer, por ahora, acá. Habrá que ver qué dicen los que subieron los cuentos cuando se los interrogue y qué dice la familia de Salinger al respecto. Mientras tanto, ¡a leer!


viernes, 22 de noviembre de 2013

En la línea recta

En la línea recta, Martín Blasco, 2007. Norma.

¿Las cosas pasan sin sentido, sin tener una que ver con la otra? ¿La vida es una sucesión de puntos sueltos? ¿O esos puntos sueltos forman una línea? ¿O existe una extraña línea recta que une a mi padre, con la música, con el Kung fu, con el trencito de la alegría, con la lluvia que está por caer y con todas las cosas del universo?

La premisa de la novela es desconcertante, porque no adelanta absolutamente nada de lo que ocurrirá y nombra eventos y situaciones disimiles que luego aparecerán en la historia, así que no hay que dejarse llevar por lo poco que dice.

En la línea recta narra la historia de una pérdida y la depresión y desorden subsiguientes. Es una premisa que, en apariencia, señala que todo va a ser triste y desgarrador. Sin embargo, Martín Blasco plaga a los personajes de situaciones y salidas completamente disparatadas que enfocan la depresión hacia la locura.

Sin perder en ningún momento el tono cómico y liviano, la novela recorre el camino que hacen los personajes para aceptar que la vida cambió y que ahora tienen que reajustarse. Mediante decisiones delirantes que llevan a acontecimientos muy divertidos (como una pieza llena de paquetes de arroz o un disfraz de la pantera rosa), Martín Blasco habla del sufrimiento y de seguir con la vida.

La novela es llevadera (la leí en dos viajes en colectivo, ninguno particularmente largo) y el tono resulta innovador y muy cercano. Esto es lo que más me gustó, sin duda alguna, porque es lo que hace que el relato sea original y muy ameno (hay algunos capítulos, como los de las agendas y las listas, que son geniales). Quizás hay algunas expresiones que, por no responder directamente al estilo que ordena gran parte de la novela, podrían ajustarse para no sonar tan extrañas.

Pero, en general, En la línea recta es una novela breve muy agradable sobre la tristeza y la vida que sigue, y que se va enganchado en sucesos inverosímiles y extraños, que hace que la vida valga la pena ser vivida.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Familia Bonsai

¿Qué es Bonsai?
Déjenme contarles. Bonsai es el nuevo proyecto de los creadores de la revista Orsai (con Hernán Casciari a la cabeza, pero con un elenco igual de fuerte: Chiri Basilis, Matías Tolsá, Poly Bernatene, Eduardo Abel Giménez, María Monjardín, Natalia Méndez, Josefina Licitra): una revista para toda la familia que narra las aventuras y desventuras de la familia Dámaso.

Esta familia está formada por un espectro de personajes muy diversos, y cada personaje tiene su espacio dentro de la revista (Juan Dámaso, vidente, se encarga de las predicciones, mientras que Jota, por ejemplo, está a la cabeza de la sección sentimental). 



Bonsai es, según su propia definición, "una comedia en papel que aparece cada dos meses, pero avanza todas las semanas desde internet" (de hecho algunos personajes ya tienen cuentas en twitter!). Es una revista para grandes y chicos, que está pensada para leer en familia y, releyendo la lista de los miembros de la revista, estoy segura de que no va a decepcionar.

La revista se vende vía internet (en la página hay un listado con todos los puntos de venta y contacto para conseguir la revista; se puede comprar desde cualquier parte de la galaxia) y necesita llegar a una cierta cantidad de ejemplares vendidos para poder existir. El primer número estará llegando en enero.

Ya salió el primer episodio de esta historia en el blog de la revista: En casa no suena Zeppelin. Pasen, miren, lean, y, por qué no, compren el primer número :)



domingo, 10 de noviembre de 2013

Citas III

Esta cita me gusta y me gusta hace mucho. Ya no me acuerdo cuando la leí por primera vez, pero lo que sí me acuerdo fue el tirón que me dio en el pecho, cómo sentí que me hablaba y tan profundo, que me dolía.

"A veces puedo escuchar a mis huesos esforzándose bajo el peso de todas las vidas que no estoy viviendo"
Jonathan Safran Foer

Cita poderosa de un libro que no leí, pero que sé que se sumerge de lleno en una tema difícil, los bombardeos del once de septiembre en Estados Unidos. Extremely Loud and Incredibly Close se hizo película (no tan buena como su libro, aparentemente), pero tampoco la vi. Creo que prefiero quedarme con esta cita e imaginar el resto, porque es suficientemente intensa como para abrir todo un espectro de posibilidades sobre la historia.

lunes, 4 de noviembre de 2013

La ladrona de libros

La ladrona de libros, Markus Zusak, 2006. Knopf Books.

Es 1939. Alemania nazi. El país retiene el aliento. La muerte nunca ha estado tan ocupada, y se ocupará aún más. 
Liesel Meminger es una niña adoptada que vive en las afueras de Munich que alcanza una humilde existencia cuando roba algo que no puede resistir: libros. Con la ayuda de su padre adoptivo acordeonista, ella aprende a leer y comparte los libros robados con sus vecinos durante los bombardeos así como también con el hombre judío escondido en su sótano.

Había escuchado tantas cosas de este libro, tantos comentarios que lo calificaban como el mejor, que tardé en leerlo, porque quería que fuera una ocasión especial (al fin y al cabo, si iba a ser un gran libro, quería disfrutarlo). Finalmente la inminencia del estreno de la película me puso un límite y me lancé a la aventura de la lectura. Qué increíble que fue.

La ladrona de libros es todo lo que dicen y más.

Ubicada en un tiempo y espacio complicados, la historia parte de una base: todo va a ser complicado y triste. La narradora (que no es Liesel), confirma esto. Y he aquí uno de los puntos más sólidos de este libro, la narradora. Su privilegiado punto de vista permite abarcar más acción y vislumbrar personajes que escapan la inmediatez de Liesel. Es una narradora profunda, meticulosa, humorística, filosófica, y sus reflexiones son bellísimas. Hacía tiempo que no leía metáforas tan logradas o comparaciones tan suaves.

Markus Zusak propone una prosa extraña. La novela está dividida en varias partes con capítulos breves, y los capítulos están interrumpidos por reflexiones, menciones, adelantos de situaciones, definiciones del diccionario, pequeños dibujos e, incluso, otros dos libros. La dinámica de lectura que se genera es impresionante, y la forma en que la acción deriva de una escena a otra es fluida y muy precisa. Me encontré en más de una ocasión admirando el estilo y las técnicas de escritura, cosa que no me pasaba hacía tiempo.

Estos dos elementos, narradora y estilo, son, en mi opinión, las joyas de esta novela. Son innovadores y sumamente atractivos, y captan el ambiente jocoso y terrible que busca darle Zusak a la historia.

Por supuesto que, además, está la trama, la historia de Liesel, su familia, y todos los vecinos. Y Zusak también construye un universo que no sólo es creíble sino que, además, es profundamente conmovedor. En medio de una Alemania que se lanza a un genocidio, Liesel y su familia emergen como seres humanos complejos y tocados por la tragedia. Cada personaje es una fuente de pequeños detalles, gestos, palabras, y capas y capas de carácter y personalidad. Rosa, Hans, Max, Ruby, Tommy, los Steiner, la esposa del alcalde y las otras familias que rodean a Liesel son universos en sí mismos. Zusak, con pocas palabras, pocas escenas, arma la galaxia de la calle Himmel y atrapa con la historia de cada personaje. 

Que la trama además incluya la historia de encuentro y amor entre Liesel y los libros sólo hace que todo sea más encantador. Los episodios que giran en torno a esto y las reflexiones de los personajes sobre el poder de la palabra son de lo mejor que tiene la novela y pone en perspectiva también otro aspecto de la historia de la Alemania nazi.

Con humor sobrio y reflexiones filosóficas, muchos no tardaron en comparar esta novela con Matadero Cinco de Vonnegut. La ladrona de libros tiene algo de eso y más. Es conmovedora y emocionante, está llena de personajes e historias verosímiles y complejas, y tiene un trabajo de escritura que es supremo. Esta novela es deliciosa y sin duda de lo mejor que leí este año y en mucho tiempo. Para atesorar y releer una y otra vez.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...