jueves, 22 de noviembre de 2012

Todos los soles mienten

Todos los soles mienten, Esteban Valentino, 1999. Alfaguara Juvenil.

La Tierra como la conocemos está a punto de acabar. El sol muere, día a día, y el planeta se enfría cada vez más. No hay chances de escaparle al hielo que pronto va a cubrir todo. Sin embargo, un grupo de adolescentes descubre un lugar en donde el frío no tiene el mismo poder de muerte y donde podrían preservar, aunque sea, la memoria de la humanidad. En medio del caos, los miedos, los sueños y la inminencia de la muerte, estos jóvenes aprenderán quiénes son en realidad y se enterarán de la existencia de un terrible plan secreto que los afectará a todos.

Todos los soles mienten es una distopía que desacomoda las estructuras y los elementos propios de este género. La forma en que la narración se desarrolla altera desde el principio cualquier idea previa a la lectura del texto. El inicio de la historia anuncia que no va a ser igual a ninguna otra.

La historia y su premisa parecen, a simple vista, bastante transitadas, en donde se puede llegar a prever un desarrollo y un final. Sin embargo, Esteban Valentino toma estos elementos y los rodea y carga de personajes que destruyen toda previsibilidad y hacen estallar la historia con emociones, sentimientos y autodescubrimientos.

Sin duda alguna son las historias personales de los personajes - que en una novela tan breve logran igualmente abrir surcos profundos en el lector e instalarse y anclar todo lo que les está pasando - las que mueven esta novela. Son adolescentes, de edad incierta, que encierran preguntas, dudas, miedos y muchos deseos de seguir soñando, conociéndose, conociendo al otro, enamorándose, haciendo todavía más preguntas. La humanidad con que Esteban Valentino los esboza los hace despegarse de las páginas y cobrar forma, color, identidad, lo cual resulta aún más impactante cuando se considera los nombres tan anónimos, casi numéricos, que tienen (Eduardo E., Susana S., Felipe F., etc.).

La narración se encuentra constantemente interrumpida - aunque quizás esa no sea la palabra adecuada... Quizás sería más apropiado decir, "complementada" - por pequeños capítulos o episodios, más anónimos, dedicados al desarrollo de la interioridad de los personajes. Son momentos en los que el narrador se aparta y el foco queda en la voz, en la mente, en el fluir de la consciencia de los personajes. Y son oraciones y párrafos que revelan muchísimo a través de expresiones crípticas, confusas, propias del pensamiento y de los sentimientos.

De a poco, la historia y los personajes echan raíces profundas y es muy difícil separarse de ellos. Su destino es ahora nuestro destino, y sólo es posible conmoverse ante lo que les depara el futuro. La historia propone protagonistas adolescentes que, no obstante, tienen la profundidad, la decisión, el compromiso y las capacidades propias de alguien muy maduro y, sobre todo, muy fiel a sí mismo.

Es una historia como pocas. Con una propuesta de ciencia ficción, pocas páginas para desplegar un mundo que se atisba mucho más complejo de lo que apenas se llega a ver, Esteban Valentino construye toda una realidad de vida que termina desplegándose en múltiples personajes y conmoviendo (y la palabra me queda corta para la sensación que me quedó después de terminar el libro) al lector. Una pequeña joya de ciencia ficción.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Ciudad de Hueso

Ciudad de Hueso (Cazadores de Sombras, #1), Cassandra Clare, 2010. Destino.

Clary Fray, una chica de 15 años, visita Pandemonium, un club en Nueva York y de pronto presencia un asesinato a manos de tres adolescentes muy extraños, cubiertos de tatuajes y con armas bizarras. El cuerpo desaparece y Clary no sabe qué hacer; llamar a la policía o tratar de alertar a alguien se vuelve difícil cuando descubre que sólo ella puede verlos.
A partir de este primer encuentro con los Cazadores de Sombras, guerreros dedicados a erradicar  demonios de la tierra, el mundo de Clary da un vuelco inesperado. En menos de un día Clary se ve arrojada al extraño mundo de estos seres cuando su madre desaparece y ella misma es atacada por un demonio. ¿Por qué ella puede verlos? Más importante aún, ¿qué quieren estos demonios con una chica común como ella?

Durante mucho tiempo me costó engancharme con la premisa del libro. La primera vez que lo vi me sonaba a fantasía simple, sin mucho para aportar en aquel momento, en donde Harry Potter todavía daba vueltas y la propuesta de demonios me resultaba demasiado increíble.
Sin embargo, hace poco salió el trailer para la película y, debo admitir, que me interesó. No sé si será el extraño elenco (¿norteamericanos y británicos? ¿Actores de talla enorme y algunos muy desconocidos?) o el tono general del trailer, pero en cuanto lo terminé de ver, me decidí a entrar en esta saga. No me decepcionó.

El libro comienza así, con Clary Fray, una chica de quince años, que de pronto es testigo de algo que, en realidad, no debería haber podido ver. Esto desencadena una serie de eventos que la llevan a verse involucrada con un mundo que tampoco debería existir: demonios, ángeles, cazadores de sombras y criaturas extrañas. Comienza a descubrir que hay más en su vida de lo que ella creía y que, después de todo, no es tan normal como suponía.

Como todo buen primer libro de saga, Ciudad de Hueso se toma su tiempo con las introducciones. Esta vez es bastante lo que debe introducir, y, afortunadamente, lo logra de forma bastante sutil, sin saturar al lector en ningún momento. Personajes muy diversos, un mundo completamente nuevo con toda una cultura y una cosmogonía empiezan a cobrar forma ante los ojos de Clary y del lector.

La historia tampoco se demora con la aventura, y pronto las escenas de acción y enfrentamientos escalan hasta el primer plano. Me parece que Cassandra Clare maneja con mucha precisión las descripciones de ataques, heridas, batallas, y transmite una sensación de urgencia que logra enganchar al lector y obligarlo a leer estos episodios hasta el final, de un sólo tirón (siempre son difíciles de escribir las escenas de acción, y hacía tiempo que no me encontraba con unas tan bien logradas).

Clary sirve de compañera al lector que, como ella, está igual de perdido y confundido en este nuevo mundo que se acaba de revelar. Sus preguntas son las preguntas del lector, y muchas de sus opciones y elecciones son, también, las que haría el lector. Nunca cae en el motivo de la "heroína que todo lo puede" (¡por suerte!), un camino que muchos autores transitan, una vez que sus personajes descubren a dónde pertenecen en realidad. Clary continúa, durante gran parte del libro, muy confundida, sin saber muy bien qué hacer, y manteniéndose al margen de las cosas que es consciente que no puede o sabe hacer. En este sentido me pareció un personaje muy real y muy corriente, más preocupado por volver a acomodar sus ideas sobre su vida pasada que de irrumpir en su nueva vida llevándose todo por delante.

Jace, Alec e Isabelle, los tres Cazadores de Sombras que se cruza Clary, también se presentan con personalidades muy sólidas y definidas, lo cual colabora en la tarea de interesar al lector en el mundo detrás de estos personajes. Jace, en particular, se transforma en una potencia avasalladora, robándose las escenas y los diálogos y, aún así, manteniendo su misterio y su vulnerabilidad.

Simon, el mejor amigo de Clary, es otro personaje muy bien logrado. Es, casi por completo, el opuesto exacto de Jace y, así y todo, despliega un mundo emocional e intelectual capaz de opacar, por momentos, a Jace. A medida que leía el libro, se me cruzó más de una vez la necesidad de encontrarme con más escenas donde apareciera Simon. 

La historia construye, edifica y complejiza, tejiendo una red que, al principio se ve bastante lineal y, al final, se descubre como una maraña difícil de identificar. Las revelaciones a manos de diversos personajes que se van cruzando en el camino de estos protagonistas va aportando la historia detrás de Clary, su madre y también Jace y los Lightwood. Muy de a poco se comienza a entrever un pasado mucho más cargado de  problemas y misterios que afecta de forma directa a todos los protagonistas y al mundo de los Cazadores de Sombras.

Un libro que sirve de apertura a una saga que promete mucho, Ciudad de Hueso atrapa con su premisa (¡sí, ahora sí me atrapó!) y promete acción, aventuras y mucha mitología. El final, por supuesto, queda abierto, y es tan inesperado que prácticamente pone el segundo libro en tus manos para que sigas leyendo (yo, ciertamente, seguí leyendo porque me escandalizó el final y necesitaba saber qué seguía). Es un libro perfecto para empezar a leer y no poder parar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...