martes, 30 de octubre de 2012

¡Desafío completo!

Acabo de cerrar la última página de un libro que estaba leyendo para la facultad, y recién subí la información a Goodreads, donde me encontré con esta sorpresa:


2012 Reading Challenge

2012 Reading Challenge
Maru has completed her goal of reading 75 books in 2012!
hide

¡Completé mi desafío de lectura de Goodreads! Es el primer año que alcanzo el objetivo (aunque sólo participé el año pasado, donde me faltaron quince libros para llegar a un objetivo de 75) y me resulta muy agradable saber que al año todavía le quedan dos meses y que puedo pasar el número.
Esta cantidad de libros equivale a 16623 páginas (¡qué locura!), y el libro más largo que leí fue A Storm of Swords, de George R.R. Martin (1177 páginas, ese hombre siempre apuesta a lo grande).
Acá, una imagen sencilla de los libros:



Soy bastante exigente con la puntuación que le doy a los libros, así que, si les interesa, estos son los que merecieron cinco estrellas:
- To Kill a Mockingbird, de Harper Lee
- The Adventures of Huckleberry Finn, de Mark Twain
- Do Androids Dream of Electric Sheep?, de Philip K. Dick
- A Game of Thrones (#1, A Song of Ice and Fire), de George R.R. Martin
- A Clash of Kings (#2, A Song of Ice and Fire), de George R.R. Martin
- A Storm of Swords (#3, A Song of Ice and Fire), de George R.R. Martin
- Historia Argentina, de Rodrigo Fresán
- La Fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa
- La Madre de Todas las Aguas (#2, Historia de los Cuatro Rumbos), de Márgara Averbach

→ ¿Cómo vienen sus desafíos en Goodreads?

lunes, 29 de octubre de 2012

Reseña en El Templo de las Mil Puertas

Este mes, la revista online española de literatura juvenil El Templo de las Mil Puertas, publicó parte de mi reseña de Insurgente, de Veronica Roth:


La imagen lleva a la revista completa, mientras que este link conduce directamente a mi reseña.

La revista ofrece la posibilidad de colaborar con reseñas y contiene un montón de secciones muy interesantes (en particular, las secciones "Libros que no leerás en español (al menos por ahora)" y "¿Sólo para adultos?" y "¿Sólo para niños?"). Así que, ¡pasen y lean!


martes, 23 de octubre de 2012

La Fortaleza Oscura

La Fortaleza Oscura, Pablo Nieto, 2012. Minotauro.

Azemir regresa a su provincia luego de varios años afuera, entrenando y aprendiendo. Su intención es reencontrarse con su amigo Helars, que también ha estado afuera, instruyéndose en la arte de la magia, para contarse sus aventuras y rememorar tiempos antiguos. Sin embargo, una serie de sucesos atípicos y sospechosos lo llevan a encontrarse con una realidad muy distinta: la fortaleza oscura parece estar intentando extender su dominio por primera vez en mucho tiempo. Azemir se verá entonces lanzado a la aventura de su vida, que pondrá a prueba todo lo que aprendió desde pequeño y que lo llevará a desafiar lo desconocido y a aprender que hay fuerzas antiguas dormidas a punto de despertar.

Así inicia esta novela debut de Pablo Nieto y la trama no tarda en revelarse. Apelando a un género poco explotado en Argentina, La fortaleza oscura toma los motivos y tópicos más tradicionales de la fantasía épica y se los adueña para conformar un mundo propio. La tarea no es sencilla, menos aún considerando los antecedentes a los cuales indefectiblemente recuerda la novela: el mundo de El Señor de los Anillos, de Juego de Tronos y todas las historias que giran por ahí. Así y todo la novela se hace un lugar y sale airosa.

Azemir es un personaje muy misterioso, cuya historia es repuesta de a poco, en pequeños recuerdos o flashbacks. Muchas de sus acciones lo marcan como un personaje sufrido y abnegado, pero no es sino hasta la mitad de la historia donde recién se da a conocer mejor. Es un personaje que hace, no cuenta; muestra y no teoriza. Es por esto que sólo es posible conocerlo a través de la acción.

El tópico de la misión y del viaje se despliega en toda la novela y constituye el eje central. Si bien muchos de los giros de la historia son predecibles, uno de los mayores logros de la historia es la forma en que, efectivamente, construye un mundo, una cosmogonía. Es sólo en el viaje donde se comienza a percibir la dimensión épica de la historia, de los personajes y del mundo que los rodea. Los espacios se cargan de historia y cada nuevo ambiente que transitan encierra mucho más de lo que se percibe a simple vista. Lo que parecía una tarea descomunal, ensombrecida por otras historias anteriores tan famosas y tan logradas, se entreteje con sutileza y logra su objetivo: que el lector desee saber más sobre las tierras que transitan los personajes (y menciono los dos momentos donde sentí que esto alcanzaba todo su auge -¡sin contar demasiado!: cuando hacen cierto descubrimiento en las Sierras Escarpadas y cuando tropiezan con algo imprevisto en el Bosque Muerto).

Otro punto que me llamó muchísimo la atención fue la narración en sí misma. No sé si es deliberado, pero Pablo Nieto construye sus oraciones de forma tal que también éstas se adecúan al mundo que busca construir. Son correctas, parsimoniosas y, muchas veces, repletas de palabras o expresiones arcaicas. Todos los modos, las descripciones y los diálogos se ajustan a la perfección dentro del mundo y la cultura que Nieto busca construir.

La historia cumple su promesa y entretiene, intriga y despliega mundo. Los personajes se muestran sólidos en sus caracterizaciones (y quiero hacer mención especial a Helars y Fanor, dos personajes muy logrados, extremadamente interesantes y cuyos pasados e historias, deseos e intereses, muero por conocer) y la aventura apenas comienza. No sabía que el libro tendría una continuación (pensé que era autoconclusivo), pero el final deja las puertas muy abiertas para lo que imaginó que será una aventura aún más grande y reveladora.

miércoles, 17 de octubre de 2012

HP y un análisis familiar III

Hace un tiempo planteé la posibilidad de abrir nuevas líneas de lectura de la saga Harry Potter, y se me había ocurrido iniciar un análisis de los tipos de familias que se presentan y su incidencia en los personajes del libro.

En entradas anteriores revisé la dicotomía que se presenta entre los Weasley y los Malfoy, y, luego, la construcción del huérfano en Harry y Hermione. Para cerrar, por ahora, este camino de análisis de Harry Potter, vengo a introducir el último tipo de familia que se presenta de forma visible en los libros, condensado en dos personajes centrales: la única figura de autoridad (es decir, aquellas familias que sólo tienen un padre o un único adulto responsable).

Este núcleo familiar lo encontramos tanto en Luna Lovegood - su padre, Xenophilius - como en Neville Longbottom - su abuela - de formas muy diferentes y con efectos completamente distintos en ambos personajes. 

En primer lugar es necesario marcar una diferencia central que, en mi opinión, define bastante el análisis que se pueda hacer de ambos: Neville y su abuela son introducidos en el primer libro, con un protagonismo significativo (bastante mayor que el de otros personajes secundarios como Dean o Seamus), mientras que Luna y su padre no aparecen hasta el quinto libro, junto con la revista El Quisquilloso (ante lo cual no puedo evitar pensar en voz alta, ¿qué se le habrá ocurrido primero a Rowling? ¿La revista o la familia? ¿Alguna habrá sido creada como consecuencia de la otra? ¡Misterios!).

Es así entonces como acompañamos a Neville durante siete años de crecimiento. Ya desde el principio es fácil distinguirlo porque el libro se empecina en caracterizarlo de la misma forma una y otra vez: Neville es inseguro, muy inseguro. Descubrimos en él una relación muy conflictiva con las figuras de autoridad cuyo origen es muy fácil de rastrear: su abuela. Según relatos que comparte con Harry, Ron y Hermione, podemos enterarnos que en sus años previos a Hogwarts Neville sufrió a manos de su abuela y otros familiares a causa de las altas expectativas que tenían de él (recuerden sino esa secuencia donde cuenta cómo sus tíos abuelos estaban tratando de sacarle algo de magia colgándolo de un puente y, sin querer, lo dejan caer). Este conflicto con la autoridad se desplaza en el ámbito de Hogwarts a Snape, centralmente, profesor que Neville no duda en admitir que lo aterroriza.

El derrotero de Neville a medida que avanzan los libros va tomando otros matices. Siempre conducido por un mismo eje (que su abuela se sienta orgullosa de él), Neville logra ir sorteando obstáculos que, en mi opinión, son en su mayoría anímicos y hasta espirituales. Él debe lidiar con burlas, comentarios degradantes de los Slytherin, comparaciones angustiosas con Harry Potter (todas a manos de su abuela) y comparaciones con sus padres y su sacrificio, críticas de sus profesores y críticas constantes a su falta de carácter y fortaleza. Con todo esto a cuestas, Neville se mantiene incorruptible y se desarrolla, muy de a poco, casi imperceptiblemente, como un muchacho cuya mayor característica es la pureza y la bondad.

Neville es reconocido por su valor y no lo puede creer.

Es recién en el séptimo libro donde se produce el quiebre. Siguiendo las ideas anteriores, me atrevo a decir que es quizás el quiebre de la figura de autoridad en Hogwarts lo que desata en Neville una nueva faceta de su personalidad (quizás no nueva, mejor digamos latente). Allí donde la autoridad era para ser respetada porque imponía leyes y normas justas e igualitarias, ahora hay mortífagos que abusan y corrompen los títulos de autoridad en aras de la tortura y el suplicio. Neville, entonces, pierde toda referencia de la autoridad y con ella pierde todo temor. No puede formar más parte del juego de la autoridad porque ya no se siente identificado. Este proceso que comienza a gestarse en el quinto libro, cuando accede a formar parte del Ejército de Dumbledore (lo cual comienza a señalar un desgaste en lo que para él representa la figura de la autoridad), estalla de forma súbita desde el comienzo del séptimo libro. Neville termina entonces consolidándose, encontrando su verdadero ser justo cuando deja de responder a aquello que lo definió durante tanto tiempo. Y es allí solamente cuando su abuela se siente verdaderamente orgullosa de él.

Luna, por otro lado, ingresa a la historia en el quinto libro, cuando muchos de estos procesos de identidad están a mitad de camino. Ella tiene una personalidad muy peculiar y muy definida, y un sistema de creencias y valores ya establecido, lo cual intimida al resto de sus compañeros y le vale unas cuantas burlas. Así como Neville sufre a manos de su inseguridad, de su imposibilidad por mostrarse firme, Luna sufre a causa de su seguridad, de su firmeza en las enseñanzas de su padre.

Primer encuentro con Luna.

Luna, entonces, se encuentra desde un principio identificada al ciento por ciento con su padre, y el libro muestra que la relación es recíproca. Xenophilius enmarca a Luna en un halo de exquisitez y suprema inteligencia pero, por sobre todo, de inmensa estima. Allí donde Neville sufre por recibir una muestra de aceptación por parte de su abuela, Luna encuentra cuidado y cariño instantáneos. Entonces, ¿cómo se desarrolla Luna en medio de una convergencia de diferentes historias de diferentes adolescentes en crisis consigo mismos y con la lucha entre el mal y el bien?

Considero que a medida que avanza la historia Luna se ubica en un lugar casi simbólico para el resto de los personajes, que ven en ella un personaje único, un poco apartado de la realidad, que les permite fugarse de la guerra del mundo mágico. Ella representa la inocencia y la pureza del que defiende sus ideales de forma pasiva, sin imponerlos, lugar que hereda de su padre. Sin embargo, cuando en el séptimo libro ella es capturada, esta armonía y, sobre todo, este alejamiento aparente de la realidad bélica del mundo mágico se quiebran. Padre e hija se ven involucrados en las extorsiones de los mortífagos y es allí donde son puestos a prueba. La traición de Xenophilius rompe el velo de pureza que cubría a los Lovegood y abre una pregunta que nunca es respondida en el libro: ¿Cómo reaccionará Luna cuando se entere de esto?

Luna ingresa a la historia como un personaje muy moldeado, pero esta crisis del último libro abre la imaginación a diversas posibilidades. Luna no cede ante la inclemencia de los mortífagos, poniendo ante todo la vida de Harry y su misión, pero su padre fracasa, más absorto en proteger lo que más ama que entregando todo por un fin altruista. Y no estoy haciendo un juicio de valores dado que ambos personajes actúan movidos por el amor (amor por una hija, amor por los amigos). Solamente señalo que Luna, en medio de toda su peculiaridad y en medio del sufrimiento de su padre, sabe poner de lado lo que suponemos que le ocurre y hace comunión con el resto, con sus amigos. Luna, la chica solitaria del quinto libro, identificada por completo con su padre, logra separarse y abrirse a sus compañeros en el último libro y hacer comunidad sin perder un ápice de su personalidad.


Personajes completamente diferentes, que viven un desarrollo casi especular, Neville y Luna representan dos polos del tipo de familia que sólo tiene una figura de autoridad. Ambos sufren burlas de parte de sus compañeros, ambos se dedican por entero a la causa de Harry mientras lidian con sus búsquedas y deseos y ambos han sufrido pérdidas dolorosas (los padres de Neville fueron torturados hasta la locura, la madre de Luna murió a manos de un hechizo que salió mal). Es quizás por esto que el final de la última película me gustó tanto más que le final que les regala Rowling en el libro (¡Sorpresa! ¡Una parte de la película que me gustó más que el libro!), porque considero que son personajes muy cercanos y muy distintos (¡abismalmente distintos!) que juntos podrían ser explosivos.

viernes, 12 de octubre de 2012

Cuentos de hadas introvertidos

Una de mis mayores debilidades son los cuentos de hadas. Ya sean los tradicionales de los hermanos Grimm, los previos y oscuros a sus versiones más adaptadas, versiones modernas y lejanas a los originales o, simplemente, dibujos sobre ellos, los cuentos de hadas me conquistan siempre, por sus posibilidades narrativas y la cantidad de símbolos y significaciones que encierran.
Esta moda de hacer películas nuevas, más oscuras y complejas sobre los cuentos de hadas (que no siempre tienen éxito en su cometido, sino miren Blancanieves y el Cazador) también me fascina, porque explora la posibilidad de que haya algo más por debajo de la historia que todos conocen, mucho más truculento, que encierra valores y costumbres perturbadoras.
Hace poco me crucé con una lectura muy interesante del cuento "La caída de la casa Usher" de Edgar A. Poe que tomaba la historia como una versión invertida de una combinación de Blancanieves y la Bella Durmiente. Ya les contaré sobre eso.

Hoy también me crucé con algo muy interesante: una página web dedicada a contar "cuentos de hadas introvertidos". El autor de este sitio se dedica a reescribir los cuentos de hadas como versiones modernas y, sí, introvertidas. Su lema es "a quiet kind of happily ever after"

Les dejo el que más me gusto (la traducción es mía):

Crédito

Belle
Once upon a time there was a young woman called Belle who fell in love with a library. Sure, there was a guy and a rose and a particularly talkative tea set, but mostly there were books. And they all lived happily ever after.
Bella
Había una vez una joven llamada Bella que se enamoró de una biblioteca. Claro, había un hombre y una rosa y un juego de té particularmente locuaz, pero sobre todo había libros. Y todos vivieron felices para siempre.





  ¿Qué opinan de este? ¿Y de los otros?


miércoles, 10 de octubre de 2012

Heredera de Dragones

Heredera de Dragones (El Último Reino, #2), Leo Batic, 2012. Ediciones B.

Sofía escapa de un peligro que ya no puede negar ni menospreciar. Es tiempo de que abrace su condición de heredera del Último Reino y se concentre en sobrevivir y proteger a quienes más quiere. El Hada Oscura no le dará tregua y la perseguirá hasta los confines del país. Sin embargo, el camino de Sofía se verá interrumpido por encuentros inesperados, una aventura de autodescubrimiento en un circo ambulante y la realidad de que hay muchas más cosas ocurriendo a su alrededor de las que a ella le gustaría admitir.

La acción inicia de esta forma, in medias res, y sólo a través de racontos intercalados se da cuenta de lo que ocurrió entre el final del primer libro y la acción que se está desarrollando en la trama central de la novela. Esto sienta la estructura de lo que será el resto del libro.

En paralelo con la historia de Sofía se despliegan otras líneas narrativas que no temen saltar en tiempo y espacio. La historia se ramifica y desenvuelve en otros personajes, ampliando el escenario que en el primer libro se limitaba a Buenos Aires. Leo Batic ya sentó las bases que necesitaba y ya rompió el molde de la Buenos Aires común. Ahora se expande hacia otras ciudades, otros paisajes y nuevas historias. Y es acá donde, en mi opinión, la novela encuentra su fortaleza y subsana los elementos débiles de la historia (como la relación entre Sofía y Alan que, sin embargo, está tan rodeada por un halo de misterio que es difícil juzgarla con fundamento).

El universo fantástico que irrumpe en la normalidad de la vida argentina se presenta como algo mucho más complejo y grande. La historia tiene como epicentro a Sofía, y el primer libro ya se preocupó por mostrar eso. Ahora, Heredera de Dragones se encarga de expandir la perspectiva y mostrar que alrededor de Sofía hay un remolino de otros personajes e historias más complejos y profundos, que dependen de la heredera y cuyos destinos penden de un delicado hilo. Hadas, enanos, tribus mapuches, brujas y dragones toman el protagonismo en esta novela esbozando el escenario en el cual se moverá Sofía.

Las historias se van entrelazando como hilos, lentas y en silencio, metiéndose una debajo de otra a medida que avanza la historia, revelando verdades que sólo se atisban en otra historia, respondiendo preguntas que aún están latentes desde el primer libro. La novela se construye desde un comienzo como una delicada telaraña que sólo al final, cuando apenas quedan unas páginas para terminar el libro, adquiere su forma completa. Sólo sobre el final los hilos se tensan, revelando la estructura de la historia, las causas y consecuencias de cada secuencia narrativa, las búsquedas y revelaciones de cada personaje, cada ida y venida, cada lucha y cada decisión que llevaron a Sofía a ese lugar, al lugar donde termina este tomo.

Es gracias a esta estructura que Heredera de Dragones se ubica en un lugar diferente respecto de otras novelas juveniles y rompe con el imperativo de una perspectiva única, amenizando la lectura. Y es, también, gracias a esto que Leo Batic puede incursionar en temas muy alejados a la realidad de Sofía que dan cuenta de la seriedad y gravedad de la batalla que enfrenta al Hada Oscura contra el resto de la magia.

La historia del Último Reino se expande y diversifica, adquiriendo aquella característica que los mismos personajes reconocen en la batalla última: épica. Ya no es el relato de una niña buscando su lugar en el mundo, ni tampoco la aventura de mezclar magia con una Buenos Aires común. Heredera de Dragones instala la dimensión real del conflicto y combina elementos reales, autóctonos e históricos con mundos y personajes mágicos que se mezclan e intervienen en tiempos y espacios reales. Leo Batic construye una cosmogonía fantástica adyacente a los hechos históricos de Argentina y su cultura en una apuesta osada que ahora sólo deja una pregunta: ¿Cómo continuará una historia que ya se arriesgó a tanto?

jueves, 4 de octubre de 2012

Trono de Cristal

Throne of Glass (Throne of Glass, #1), Sarah J. Mass, 2012. Bloomsbury USA Children's.

En las oscuras y sucias minas de Endovier, la prisión del reino, una joven de dieciocho años está cumpliendo su sentencia de cadena perpetua. Ella es la mejor asesina del reino, entrenada desde pequeña para este oficio. Sin embargo, Celaena cometió un error fatal: dejó atraparse.
Un día, el joven capitán Westfall le ofrece un trato, su libertad a cambio de un único y enorme sacrificio: Celaena debe representar al príncipe en un torneo a muerte, luchando contra los ladrones y asesinos más entrenados del reino. Viva o muerta, Celaena será libre. Ganando o perdiendo, ella está por descubrir su verdadero destino y cuestionar todo lo que creía hasta ese momento.

Sarah J. Mass publicó su historia en FictionPress hace más de seis años. Los comentarios y reseñas que fueron haciendo de su historia los lectores la llevaron a probar suerte en el mundo editorial y pronto consiguió un contrato de publicación. Desde entonces, múltiples comentarios han estado dando vueltas por la web sobre esta historia y su protagonista. Y todos la bañan en elogios.
Este fue el principal motivo que me llevó a leer esta historia. La premisa no me parecía particularmente atrayente - había muchos tópicos y salidas que podían caer en una previsibilidad alarmante -, pero las críticas que fui leyendo me convencieron de darle una oportunidad.

Podría decir que Trono de Cristal triunfa donde Sombra y Hueso fracasa. O, por lo menos, funciona exactamente al revés que la novela anterior.

La historia inicia de esta forma, con la protagonista encerrada y condenada, y con una mágica propuesta de libertad y, sí, de un viaje hacia la corte real. El comienzo, entonces, es muy poco revelador y bastante árido. Es muy limitada la información que se da sobre Celaena y, considerando que la historia está narrada desde su punto de vista, la visión del mundo resulta un tanto forzada (sabemos que Celaena es una asesina desde el comienzo de la historia, y, durante los primeros capítulos, los comentarios que hace el personaje y las ideas que cruzan su mente son oraciones forzadas a remitir a que ella es una asesina y que, entonces, piensa como tal. Muy poco natural). Y nuevamente se presenta el tópico clásico del traslado a la corte y de la sucesiva transformación de engendro flaco y sucio a dama interesante y esplendorosa.

Hasta aquel momento, la historia no funcionaba.

Sin embargo, al contrario de lo que ocurrió con Sombra y Hueso, que entusiasmó y creó un universo creíble e interesante hasta el cambio de escenario, cuando la historia de Trono de Cristal comienza a tener lugar en la corte, las cosas sí se vuelven interesantes.

Allí Celaena comienza a definirse y desarrollarse de forma más creíble y humana. El concepto de perfecta asesina la pone, al principio, en un lugar omnipotente y carente de defectos. Pero el inicio del entrenamiento para el torneo desarticula, en parte, esta imagen y la ubica en un lugar mucho más real de humano limitado y defectuoso. Además, la narración de la historia se diversifica, y muchos capítulos pasan a estar narrados por otros personajes, lo que da color al escenario y al desarrollo de la acción.
La vida en la corte tampoco resulta tan monótona o previsible como uno esperaría: los personajes son multifacéticos y la amenaza política que subyace a los encuentros entre los personajes poderosos es suficiente para colocar en otra órbita las demostraciones opulentas de las fiestas corteses. Hay un muy interesante manejo de las formas corteses en oposición a una realidad subyacente y más oscura, donde lo cortés funciona como un velo que cubre la verdad.

A esto se suma que se rompe con toda previsibilidad cuando, de pronto, a mitad de torneo y vida aristocrática, se introduce un elemento fantástico a la historia que desacomoda a Celaena y al resto de los acontecimientos que siguen. Es una apuesta bastante osada por parte de Sarah J. Mass que, por suerte, funciona a la perfección en la historia. No obstante, el equilibrio es bastante delicado y podría derivar en clichés y grandes decepciones en el segunda novela si la autora no es lo suficientemente perspicaz para darle una vuelta de tuerca al motivo fantástico (si leen la novela creo que se darán cuenta a qué me estoy refiriendo).

Por supuesto que la novela tiene un contenido romántico. Quizás sea el elemento más débil de toda la historia, porque nuevamente vuelve a apelar a la previsibilidad y a los derroteros usuales: una joven que de pronto ingresa a la corte, que es especial y peligrosa, y que va a representar al príncipe, ¿de quién puede enamorarse? Este aspecto de la historia tiene un desarrollo un tanto forzado que también termina de forma previsible y abrupta. Sólo se salva porque los personajes masculinos están bien desarrollados y son interesantes.

Trono de Cristal apuesta por elementos conocidos, comunes y tópicos muy utilizados, lo que hace que el principio de la novela sea más difícil de transitar. No obstante, la apuesta por entremezclar mundos, conflictos personales y amenazas políticas logra que la segunda parte de la novela sea mucho más entretenida y lo suficientemente interesante como para que el lector quiera saber qué ocurre luego y siga leyendo.


lunes, 1 de octubre de 2012

Reseña publicada

El otro día estaba en una librería, hojeando libros juveniles y buscando mi próxima presa. Hace ya un tiempo que tengo en la mira los libros de la Cofradía del Fantasy Argentino y quería ver si los tenían, cuánto salían, qué tan gruesos eran, etc.
Entonces estaba buscando uno en particular y no podía encontrarlo en ninguna estantería. Me acerqué a pedirle a una vendedora un poco de ayuda y, mientras ella se sumergía en la computadora a revisar el catálogo, me puse a mirar otro libro.
Recordarán, quizás, Heredero del Reino, el primer libro de Leo Batic y también el primero en la trilogía El último reino. (Y si no, acá está la reseña que hice en su momento). Bueno, su continuación, Heredera de dragones, se publicó hace muy poquito, así que lo comencé a hojear mientras hacía tiempo, básicamente preguntándome cuándo podría comprármelo. 
Sin embargo, cuando alcancé la solapa posterior del libro, me encontré con esta sorpresa:


¡Parte de mi reseña estaba ahí! No lo podía creer. Leo tuvo la amabilidad de incluir algunas reseñas en su nuevo libro, y yo tuve la gran suerte de que la mía entrara en esa selección.
Creo que no es necesario decir que tuve que hacer un esfuerzo supremo por contenerme y no espantar con gritos de júbilo a la vendedora. Después me fui corriendo y saltando a la facultad, completamente feliz.
Por supuesto que le agradecí a Leo, y él me respondió con algo que considero importante: esta es una puerta para comenzar a generar conexión entre lectores y editoriales. Y es así, los blogs tienen ahora un lugar significativo en la valoración de los libros, y de los juveniles en particular. Considero que este es un paso importante, sí, para mí en particular, pero también en general, porque vuelve a mostrarle a las editoriales que, en materia juvenil, la mayoría de las respuestas se encuentran acá, en los blogs.
¡Ahora voy a leer este libro con otra consciencia y también con otras posibilidades!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...